El La Vanguardia publica un article de Meritxell M. Pauné

  • Escolares de entornos desfavorecidos podrán aprender música y actuar en grandes escenarios a partir de enero con la metodología de Integrasons
  • La buena experiencia de ‘Do d’Acords’ en Poble Sec y ‘Barris en Solfa’ en Sant Roc permite abrir dos nuevos proyectos

Niños y jóvenes de entornos desfavorecidos del Carmel (Horta-Guinardó) y la Marina del Prat Vermell (Sants-Montjuïc) constituirán a partir de este enero dos orquestas júnior, siguiendo la experiencia de éxito de la orquesta ‘Do d’Acords‘ del Poble Sec y de su proyecto hermano ‘Barris en Solfa’ de Sant Roc (Badalona). Los alumnos, elegidos por los centros educativos públicos y las entidades sociales de cada territorio, aprenden a tocar y componer música con una metodología comunitaria y exhiben sus creaciones en grandes escenarios de Barcelona, como el Mercat de les Flors o El Molino. Además de estimular su creatividad artística, las orquestas que promueve la asociación sin ánimo de lucro Integrasonscontribuyen al éxito escolar de los integrantes –al mejorar por ejemplo su capacidad de concentración y atención– y trabajan la cohesión social en el barrio.

“En cada barrio la orquesta será distinta, porque nos basamos en la gestión comunitaria”, aclara el joven músico y pedagogo Pablo Persico, alma materde Integrasons. Este funcionamiento implica que “no son los barrios los que se adaptan a una metodología”, sino al revés: “Antes de formar el grupo, hacemos un gran esfuerzo para comprender las necesidades de ese territorio e implicar a todos los agentes educativos y asociativos, con reuniones, escuchándonos mucho”. Así, uno de los objetivos de la formación musical del Carmel será la integración de las diferentes olas de inmigración: “Hay una segunda o tercera generación de inmigrantes que convive desde hace pocos años con una primera generación llegada sobre todo de América Latina, pero también de Asia y África, lo que genera problemas intermitentes de diálogo e identidad”. En cambio, en la Marina del Prat Vermell –el nombre que hoy recibe el reformado polígono de casas baratas Eduard Aunós–, la orquesta intentará “romper con el aislamiento geográfico y social que arrastra este barrio, reforzando su autoestima y catapultando a las familias a escenarios céntricos y prestigiosos del resto de la ciudad”.

En ambos casos, las nuevas orquestas nacen de pruebas piloto con buenos resultados. En el Carmel, Integrasons lleva un año y medio trabajando con un grupo de 20 alumnos del IES Ferran Tallada dentro del horario escolar. “El director del instituto conocía nuestro trabajo y nos convocó”, recuerda Persico. La experiencia positiva ha despertado el interés de otras escuelas cercanas, que se han unido al proyecto junto a entidades sociales y culturales del barrio. Ya han hecho las primeras reuniones y a partir de enero buscarán un nombre para la orquesta, que aluda a la realidad del Carmel.

En Zona Franca la semilla se plantó hace apenas medio año, con una prueba piloto en junio y un curso intensivo de verano en el esplai El Submarí, con unos 40 participantes. También en enero arrancará la gestación de esta nueva orquesta, que en principio tendrá unos 20 integrantes y también se escogerán con criterios sociales, como necesidades cognitivas o académicas especiales, casos de emergencia familiar o emocional o incapacidad económica para acceder a estudios musicales reglados.

‘Do d’Acords’ se reinventa en El Molino
La Orquesta Infantily Juvenil del Poble Sec ‘Do d’Acuerds’ suma ya cinco años de trayectoria y ha actuado en numerosos escenarios de primera división –el Mercat de les Flors, el CaixaFòrum, la sala Barts …–, al ser uno de los barrios con más teatros y auditorios de toda Barcelona. La semana pasada ofreció dos innovadores espectáculos, el miércoles en el emblemático teatro El Molino y el jueves en el Centre Cultural Albareda.

La formación, que normalmente actúa en bloque y mezcla la sección infantil con la juvenil, aprovechó la limitación de espacio sobre el escenario y la presencia de una gran pantalla de alta resolución para reinventar por completo su repertorio. “Nos dividimos en seis grupos multipercusión de 6 o 7 músicos y cada uno compuso e interpretó una melodía que acompañaba a un vídeo de temática natural”, explica Persico, director de la joven orquesta. Ambos conciertos, gratuitos, contaron con la presencia de dos percusionistas profesionales, Ivan Herranz y Aitziber Olabarri.

Sí, los niños de estas orquestas también componen. “La metodología de Integrasons se basa en la creatividad comunitaria, que consiste en crear a través de la improvisación y el diálogo dentro del grupo”, explica el pedagogo, de origen argentino pero afincado en Barcelona desde 2007. Precisamente el nombre ‘Do d’Acords’ alude a este aprendizaje basado en llegar a acuerdos, que Persico ha registrado a nivel europeo. Durante cinco años, han participado en ‘Do d’Acords’ cerca de 700 alumnos de los centros públicos CEIP Jacint Verdaguer, CEIP Carlos I, IES Consell de Cent e IES XXV Olimpiada, además de adolescentes de la entidad Espai 12@16.

Llegir més a “La Vanguardia”

0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *